Trailer y afiche de The Master (Paul Thomas Anderson, 2012)

Anuncios

La particular cara de la política (The Ides Of March, Clooney 2011)

George Clooney no sólo sigue demostrando ser uno de los mas grandes actores de la década, sino también comienza a abrirse paso entre los directores. En The Ides Of March se observa el rudo mundo de la política en la que los engaños y las extorsiones están a la orden del día.

Ryan Gosling (el mismo de Blue Valentine, Crazy, Stupid, Love. y la amada Drive) interpreta a Stephen Meyers, un joven jefe de prensa que está participando en su primera campaña política, esta vez a favor de Mike Morris, interpretado por Clooney. La actuación de Gosling no deja dudas de que es uno de los mejores actores del siglo XXI. The Ides Of March muestra cómo puedes estar arriba o abajo dependiendo de lo que hables, lo que hagas y a quién trates. Phillip Seymour Hoffman personifica a Paul Zara un hombre que ha estado en más de 6 campañas políticas, en las que ha salido victorioso y es mentor de Meyers, pero Meyers, un novato en estas lides, es tentado por Tom Duffy (Paul Giamatti), que es el jefe de campaña rival en la carrera por la opción Demócrata.
Las actuaciones de Evan Rachel Wood y Marisa Tomei forman momentos claves de la historia que llevan al personaje de Gosling del éxito al fracaso y viceversa. Esta es una película llena de frialdad en la que se representan varios hechos en la política estadounidense que a muchos le llegarán al fondo de sus mentes, pero estéticamente Clooney consigue un buen filme para todos aquellos amantes del thriller político, la frialdad de los colores juega muy bien con la continuidad de la película. Aunque algunos hechos son demasiado distantes, es un filme que no se puede dejar de ver.
Rowerth Goncalves. (@Rowerth_Unico).

El 2009: las películas que quedaron de él en mí (I)

Este no pretende ser un “mejor del 2009”: las películas aquí llegan con mucho retraso, así que el año de producción de las que son estrenadas varía con frecuencia. Tampoco pretende ser un análisis de cada una de ellas. Es sólo un recuerdo, un qué la hace permanecer en mi memoria como un buen sabor permanece en el paladar. Es un recorrido de las visitas al cine que todavía quedan, por razones intrínsecas o ajenas a la película. Cuando el resto del grupo añada su(s) película(s) (o demás medios) favoritas, puede seguir la numeración para que mantengamos un orden.

La Duda

Siempre quedará la duda de si uno actuó bien
Más fuerte que el simbolismo pesado que arrastra la película, más fuerte que la atmósfera sofocante que se va tramando alrededor del Padre Flynnn, más fuerte que la duda cuestionadora en torno a los hechos, la ironía de la Hermana Aloysious es la que tensa y desbarata la historia. La manera como Meryl Streep aborda el personaje, con severidad y firmeza a la vez que con ironía y fragilidad, hace que la búsqueda que empezó por una certeza, se desenvuelva como un cuestionamiento a su propia actitud. La única duda que corroe a la Hermana es la de su manera de actuar ante las circunstancias. La duda de si el Padre lo hizo o no nos vuelve investigadores y críticos de su actitud, pero se vuelve irrelevante. La obsesión del personaje por saber la convierte en cínica. No sólo al final, sino en los momentos cuando se escurre su ironía, es posible ver que no es la duda la que debilita a la Hermana, sino una manera de ver las cosas que divide su entorno entre la sospecha de la ironía.
Al final, queda el intercambio entre los actores que es una muestra de diversas impresiones: la ironía y la austeridad de Alouysious, el dolor y la resignación de la madre en su voz y en su mirada (su confesión a la Hermana, más que digna posee una desesperación contenida de abandono), el caracter bonachón del Padre reincide en las sospechas y la ingenuidad de la monja, exagerada un tanto por la actuación de Amy Adams, pero que se las arregla para balancear la complejidad de la Hermana con su propia simpleza.
¿Qué ha quedado de ella en mí desde que la vi? Las actuaciones de Meryl Streep y de Viola Davis, la conversación entre la Hermana y la mamá del niño, la discusión entre la Hermana y el Padre, la confesión de la Hermana a la monja, el trailer -que guardaba la tensión y brevedad de lo que la película debió tomar mucho más.
Algo “ajeno” a la película por la que también la recuerdo: por la discusión posterior con Silvana y Antonio, con quienes fui a verla, sobre la naturaleza de la duda y de la fe. Breve y evocadora de lo que parece estar en el fondo de la peícula: dudar y sospechar o creer y tener fe.