Algunas citas de Magnolia

Jimmy Gator: El libro dice “Puede que hayamos acabado con el pasado; pero el pasado no ha acabado con nosotros”.

-.-

Earl Patridge: La amaba tanto… Y ella sabía lo que hice. Sabía todas las cosas estúpidas que había hecho. Pero el amor… era más fuerte que cualquier cosa en la que puedas pensar. ¡El maldito remordimiento! Oh, y voy a morir. Ahora me voy a morir… y te diré algo… el error más grande de mi vida… dejé ir a mi amor. ¿Qué fue lo que hice? Tengo sesenta y cinco años. Y estoy avergonzado. Hace un millón de años… el maldito remordimiento y la culpa, esas cosas, no dejes que nadie te diga que no debes arrepentirte de nada. No los dejes. ¡No! Te arrepientes de la mierda que te dé la gana. Úsalo. Úsalo. Usa ese remordimiento para lo que quieras, de la forma que quieras. Lo puedes usar. Oh, Dios mío. Es un camino largo y sin llegadero. Una pequeña historia final, digo… amor, amor, amor. Esta jodida vida… oh, es jodidamente difícil. Es tan larga. La vida no es corta, es larga. Es larga, maldita sea. ¿Qué hice? ¿qué hice? ¿qué hice? Phil, ayúdame, ¿qué hice?

-.-

Dixon: Cuando el sol no funciona, el buen Señor trae la lluvia.

-.-

Stanley Spector: [mirando la lluvia de sapos] Esto pasa. Esto es algo que pasa.

-.-

Claudia Wilson: Ahora que te conocí, ¿te importaría no volver a verme?

-.-

Claudia Wilson: Te diré todo, y tú me dirás todo, y tal vez podamos sortear toda la mierda y las mentiras que matan a las demás personas.

-.-

Claudia WIlson: Me da muchos nervios que pronto me vayas a odiar. Vas a descubrir cosas sobre mí y me vas a odiar.

Jim Kurring: No. ¿Como qué? ¿A qué te refieres?

Claudia Wilson: Tienes tanto, tantas cosas buenas. Y te ves tan íntegro. Eres un policía y te ves tan recto y normal, sin problemas

Jim Kurring: Hoy perdí mi arma.

Claudia Wilson: ¿Qué?

Jim Kurring: Perdí mi arma hoy cuando te dejé, y soy el hazmerreir de mucha gente. Quería decírtelo. Que supieras lo que está en mi cabeza. Y me hace quedar como un tonto. Me siento como un tonto. Y dijiste que deberíamos decir cosas… que diríamos lo que estábamos pensando. Bueno, puedo decirte eso, esto, que perdí mi arma hoy, y no soy un buen policía. Y me menosprecian por eso. Y me asusta que una vez que sepas eso, ya no te gustaré.

Claudia Wilson: Jim. Eso, eso fue tan…

Jim Kurring: Lo siento.

Claudia Wilson: …genial. Eso que acabas de decir.

-.-

Jim Kurring: [A Claudia] No puedo dejar ir esto. No puedo dejarte ir. Solo escúchame. Eres una buena persona. Eres una buena y hermosa persona y no dejaré que te alejes de mí. Y no te dejaré decir esas cosas, esas cosas sobre que eres estúpida y esto y aquello. Quieres estar conmigo, entonces está conmigo, ¿ves?

-.-

Donnie Smith: Estoy enfermo y enamorado.

Thurston Howell: Pareces la clase de persona que confunde las dos cosas.

Donnie Smith: Es correcto. Es la primera vez que tienes razón. Confundo las dos cosas, y no me importa.

-.-

Jim Kurring: Mucha gente piensa que este es un trabajo al que vas. Tomas la hora de almuerzo, y trabajo finalizado. Algo así. Pero es un asunto de 24 horas. No hay otra manera de hacerlo. Y lo que la gente no ve… es lo difícil que es hacer lo correcto. La gente piensa que si realizo un juicio los estoy juzgando a ellos, pero no es lo que hago. Y no es lo que debería hacerse. Debo observar todo y armarlo desde allí. A veces la gente necesita algo de ayuda. A veces la gente necesita ser perdonada. Y a veces necesitan ir a la cárcel. Y esa parte es muy truculenta para mí… tomar esa decisión. Quiero decir, la ley es la ley. Y, ay si la rompo. Puedes perdonar a alguien. Bueno, esa es la parte difícil. ¿Qué podemos perdonar? Es la parte difícil del trabajo. Es la parte difícil de caminar por la calle.

Anuncios