Sexta reunión de Moviemiento: martirio, náusea y asco

Yo todavía no me convenzo de que Grace busque ser maltratada por los demás, como si fuese una mártir o, peor, una ‘mosquita muerta’, como dicen por ahí. Me parece más bien que ella quiere deslastrarse del poder y la arrogancia de su papá. Por esto intenta ser útil para el pueblo de Dogville y se deja llevar por los abusos. Para mí, de su parte es más un dejarse llevar que una decisión propia de que abusen de ella.

Notas sobre Dogville

¿Quién es Grace? Mártir, heroína, ejemplar. Símbolo, alegoría, metáfora. ¿Dios?
Me recuerda a Elizabeth Vogler, la actriz enmudecida, Liv Ullmann, en Persona. Ambas se someten a sí mismas a unas circunstancias, en Grace externas y en Elizabeth internas, a pesar de que tienen la capacidad para salir de ellas. Sociedad e individuo se forman de la fachada de la arrogancia y de lo que pueden devorar de los demás.
Dentro de la frágil fachada de Dogville, su didactismo evidente y casi cínico, hay un malestar creciente a lo largo de la historia: la actitud mártir de Grace que termina siendo parte de la arrogancia de todos los habitantes de Dogville.

La teatralidad de Dogville, desnuda del escenario y cargada de alegorías, es la evidencia de que este pueblo no tiene nada concreto que ofrecer, sino desnudar su miseria. La emoción surge de la franqueza y la naturalidad de las actuaciones.

¿Cuándo una obra tan didáctica sobre la sociedad había sido, a la vez, tan mordaz y aguda en cuanto al egoísmo y la arrogancia del ser humano? ¿En la educación y la enseñanza se esconde el mismo germen de la arrogancia que implica pretender enseñar a otros lo que ni siquiera uno mismo no hace?

El encanto, o mejor dicho el doble filo, del didactismo en Dogville es que pareciera que nos están narrando las aventuras de un cuento para niños.La voz amena, aunque a ratos irónica, del narrador deja pocas cosas a la interpretación del espectador. Su estética podría plasmarse en un libro álbum. La narración a veces me remite a las adaptaciones infantiles de cuentos hechas por Walt Disney. Eso sí: en Dogville no hay ingenuidad.

¿Siempre hay en el fondo de nuestra actitud unos intereses? ¿Nos dejamos llevar por nuestros intereses con una testarudez similar con la que actúan los personajes en Dogville? Y aun así, cubrimos tales intereses con contradicciones y palabras. ¿Estamos atravesados por nuestros intereses como una anestesia que entumece el cuerpo de cualquier dolor o de nuestro alrededor? Vivimos en la comodidad.

Tal vez tanta seriedad, incluso en el cinismo recalcitrante de la película, la haga una experiencia profundamente incómoda y asfixiante. Al final, este no es el sadismo morboso de Saló o la pretendida anulación de la violencia de Irreversible, sino un sadismo más cercano e impenetrable: el de la venganza que cualquiera es capaz de justificar por el dolor que le han infligido antes.

Dogville. Final de la Semana III.

“Logra tocar una cuerda como denuncia general de la tendencia latente en la humanidad hacia el egoísmo malicioso” (Nick Shager, Lessons of Darkness)

“Exasperante y una combinación de casi tres horas de técnica teatral y sermón” (Duane Dudek, Miwaukee Journal Sentinel)

“Von Trier sitúa la acción en un escenario de teatro, resaltando el aislamiento existencial que pesa sobre la gente que no busca una visión más general de la vida, la individualidad y la comunidad. Retadora, dramática, provocativa” (David Sterritt, Christian Science Monitor)

“Acecha silenciosamente, descarnada con su minimalismo al principio, y luego salta inesperadamente con una emoción sobrecogedora como la de un animal rabioso con dientes desgarradores” (Michael Szymanski, zap2it.com)

“Esta experiencia cinematográfica única es una parábola de avaricia y venganza que puede situarse en cualquier lugar” (Marc Mohan, Portland Oregonian)

“Un pueblo sin Dios. Un pueblo sin capacidad para recibir y por ende sin posibilidad de cambio. Un pueblo mexquino preocupado por lo que no es importante. En otras palabras, un pueblo humano. Sí, porque en Dogville se invierte la idea canónica de humanismo. Sin duda la pregunta que subyace a esta películacomo una obra de teatro es qué es ser humano” (Viviana Vázquez)

“A pesar de su locura final, la película tiene una callada y apasionada fuerza que se mete en ti y no te abandona. Esto es algo nuevo y ambicioso para von Trier: un trabajo de compasión” (Desson Thompson, Washington Post)

“La incendiaria Dogville confirma el apetito sádico del director para precisar las debilidades de los personajes (y de la audiencia) empujándolos a una experiencia emocional única” (Scott Tobias, The Onion).

“Podrás argumentar que la última de von Trier es teatro y no cine. Pero al menos reconoce que Dogville, de una manera didáctica y con cierta tradición política, es una gran obre teatral que muestra un profundo entendimiento de cómo son los seres humanos” (Alan Morrison, Empire)

“Mientras ves la película, puede parecer ridículamente densa. Pero cuando ha terminado, los rostros miserables de los personajes permanecen grabados en tu memoria y su mensaje cínico persiste” (The New York Times, Stephen Holden)

“Lo que Lars von Trier ha logrado es vanguardismo para idiotas. De principio a fin, Dogville es obtusa y desagradable, una burla caprichosa usando zapatos de cemento” (David Denby, The New Yorker)

Dogville. Semana II. Fragmentos de una entrevista a Nicole Kidman y a Lars von Trier

Lars von Trier: Me asustan las cosas como esta, las ruedas de prensa, pero no me asusta hacer películas extrañas. Claro que fue un reto trabajar con tantos actores al mismo tiempo y no me sentí muy bien al respecto.

Nicole Kidman: Lars está tras la cámara, la maneja durante todo el tiempo, así que carga con esta enorme máquina y siempre sientes su presencia ahí, lo que te hace sentir muy segura incluso cuando manda a repetir la escena. Él nunca corta, sigue filmando, coloca más rollo de película y continúa. De esta manera permite que uno mismo en realidad se apropie de lo que está haciendo y se convierte en una experiencia íntima y precisa.

Yo vi Rompiendo las Olas hace años y reaccioné de una manera tan fuerte que en una entrevista le dije al periodista, cuando me preguntó con quién quisiera trabajar, respondí Lars von Trier.

Lars von Trier: Es difícil conseguir actores de una manera tan barata, ¿saben?

Nicole Kidman: ¡No yo! Yo soy fácil.

La primera semana fue complicada: nuestra semana de ensayo. [Risas] Él tiene cara de ofendido. Pero lo fue. Eran dos personas empezando a conocerse. Y creo que Lars tenía prejuicios sobre mí y probablemente yo los tenía con respecto a él. Y luego fuimos caminando por el bosque…
Lars von Trier: ¿Eso es bueno o malo?
Nicole Kidman: [risas] Fue un poco difícil las primeras horas. Pero salimos de ahí con un compromiso puro entre uno y otro.

Lars von Trier: Yo no digo que [la película] tenga que ver con América. Tiene que ver con el sentimiento que yo tengo y, por supuesto, el conocimiento que tengo de América. Y si ves los medios daneses y la televisión danesa, alrededor del 80 % de lo que se ve en la televisión tiene que ver con América o es americano. Así que tengo un gran conocimiento, aunque no he estado allá y que sé que [mi conocimiento] es de segunda mano. Tal vez esto es lo interesante.

Me siento como un Americano, en realidad. Pero estas imágenes que me llegan: no hablo de cómo es América porque no lo sé, pero me llegan todas estas imágenes… y luego me encantaría comenzar una campaña por una América libre porque acabamos de tener una campaña (¿?). Así me siento y podrían decir que soy comunista, pues no lo soy, pero me gustaría una América libre porque veo mucha mierda ahí desde aquí, sí, lo lamento, no sé cómo llega a mí, tal vez de periodistas que están mintiendo, no lo sé, pero esta es la imagen que recibo desde mi posición. Tómenla o déjenla, no sé nada de América, sólo soy un espejo y esto es lo que ocurre.

Yo no, yo no — [Nicole prende un cigarrillo] eh, Nicole, no hagas eso, lo prometiste [risas]. Puedes hablar ahora.
N.K.: No.

He empezado a darme cuenta que cada película que hago ahora es una película muy personal. Eso ha sido una casualidad. Antes era capaz de desligarme, pero ahora no puedo.

Entrevistador: Si puedes hablar más de tu relación con el festival y si ganar la Palma de Oro ha cambiado algo para ti.

L.T.: Es un regreso, lo que es ameno también. Es un poco el límite de mi habilidad de viajar tres días en carro. Me siento bien cuando vengo y aun mejor cuando vuelvo a casa.

Me gustaría contar la historia de Grace en tres episodios. Me gustaría hacerlo con Nicole, ya ayer hablamos de esto. Nicole me dijo que también quería hacerlo.
N.K.: Hm.
L.T.: ¿Podrías decírselo aquí a la gente también?
N.K.: Obviamente, yo nunca he hecho —
L.T.: Así, bien sencillo: “Sí, sí, quiero hacer estas películas contigo, quiero hacer Grace a lo largo de las tres películas”. Sin importar lo que me cueste.
N.K.: [Risas] Brutal.
L.T.: Sólo di que sí.
N.K.: Lars, voy a hacer la Trilogía contigo. Lo sabes, lo discutimos.

Ficha Técnica de Dogville

Director y guionista: Lars von Trier.
Elenco: Nicole Kidman (Grace Margaret Mulligan), Harriet Andersson (Gloria), Lauren Bacall (Ma Ginger), Paul Bettany (Tom Edison), James Caan (The Big Man), Patricia Clarkson (Vera), Ben Gazzara (Jack McKay), Phillip Baker Hall (Tom Edison Sr.), John Hurt (narrador), Chloë Sevigny (Liz Henson), Stellan Skarsgård (Chuck).
Editor: Moly Marlene Stensgaard.
Fotógrafo: Anthony Dod Mantle.
Director Artístico: Peter Grant y Simone Grau.
Diseñador de Vestuario: Manon Rasmussen.
Año: 2003.
Países: Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia, Reino Unido, Francia, Alemania, Países Bajos.