La mentira tiene alas cortas (Flight, Zemeckis 2012)

Whip Whitaker un piloto con problemas de alcoholismo salva a la mayoría de los pasajeros de un vuelo haciendo una maniobra que mas nadie ha podido hacer pero, la investigación posterior comienza a develar que Withaker puede haber sido el causante del accidente, esta es la premisa del nuevo film de Robert Zemeckis protagonizado por Denzel Washington.
Washington nos deleita con una actuación memorable como el piloto Whip Whitaker un hombre sumido en el alcoholismo y las drogas lo que lo ha llevado a perder a su esposa y su hijo, durante un vuelo al cual se sube ebrio consigue salvar a la mayoría de los pasajeros y tripulantes con una maniobra que según muchos fue una “obra de Dios”, mientras es un héroe nacional Whitaker es visitado por Charlie Anderson un ex-piloto y presidente del sindicato interpretado por Bruce Greenwood en una actuación bastante sobria como nos tiene acostumbrados  en medio de este accidente y sumido en el hospital Whitaker conoce a Nicole una drogadicta en plena rehabilitación.
Después de salir del hospital Anderson le presenta a Whip un abogado llamado Hugh Lang interpretado por Don Cheadle quien comienza a hablarle de su posible culpabilidad en el accidente, mientras Whitaker comienza una relación con Nicole llevada a la pantalla por Kelly Reilly.
Una película en la que los demonios internos de las personas y el sentido de culpabilidad nos llevara en una montaña rusa de emociones que nos mantendrán al filo del asiento pensando en lo que hará Whitaker con su “obra de Dios”