El 2009: películas que quedaron de él en mí (III): sé amable y rebobina con nostalgia

Fue anunciada como Rebobinados y estrenada como Amor de locuras. Después, cuando finalmente la vi en el cine, su título original Be Kind Rewind (Gondry, 2008) me recordó a una ya casi perdida petición noventosa que hacían las tiendas de video de devolver las cintas de VHS rebobinadas. Este estallido espontáneo de la memoria fue extendiéndose a lo largo de toda la película, a veces con nostalgia, otras con ternura y unas más con extrañeza, por ser esta una celebración de nuestra manera de recordar las películas y no solamente de verlas. Cada película vista, cada clásico conocido, es una manera distinta de ver, de asumir y de reunir la cultura, como la escena final en la que la película dirigida por Jerry y Mike es proyectada en todo el vecindario. Entre chistes y espontaneidad, la película es una oda a la tradición del cine. Más allá del VHS o del DVD, incluso por encima de los derechos de autor, sí, la franqueza de esta historia apunta hacia el deseo de registrar la realidad y a jugar con ella con un material que se le asemeje lo más posible, como el celuloide y como la historia que hay tras cada vecindario -y de este en particular. Rehacer los clásicos perdidos y las películas de culto no es copiarlas, sino reinventarlas a la manera que reinventamos con el día a día de la experiencia citadina cuando echamos cuentos o cuando recordamos. A fin de cuentas, el interés de la película está en desentrañar el vínculo que hay entre los espectadores y los filmes borrados por error y no únicamente en las películas en sí. Así, Gondry nos devuelve, con nostalgia y algo de esquizofrenia, a una época y una tecnología perdidas, pero descubriendo la posibilidad del cine detrás de todo ello.
¿Qué ha quedado de ella en mí desde que la vi?: Esta frase “Por favor, rebobine” o “Sea amable y rebobine”, evocadoras tanto de lo obsoleto de la tecnología que queda atrás como de lo que es el recuerdo.
Algo “ajeno” a la película por lo que también la recuerdo: Que fuese estrenada en cartelera. Con retraso, sí, y casi por debajo, también, pero llegó. No me lo esperaba ya que La Ciencia del Sueño nunca apareció por aquí en Venezuela.
Alguna actuación que quedara: El elenco en general trabaja muy ameno. Mos Def y Jack Black equilibran histeria y comedimiento con buena química. Danny Glover y Mia Farrow, taimados pero seguros, soportan las locuras de ellos con ternura e inocencia.

Anuncios