Ang Lee: La Tormenta de Hielo (1997)

Fuimos prevenidos de una tormenta de hielo en televisión así como vimos los encuentros entre los personajes que transcurren como juegos de niños. Con una leve curiosidad, pero sobre todo con la indiferencia del que piensa que no está haciendo nada grave.

Estábamos ante la lluvia, resguardados bajo techo, en casa, pero los niños desearon salir a jugar. Cae el aguacero de la lluvia como empapa la frialdad que hay en la interacción entre Ben y Elena, entre Ben y Janey, entre Janey y George, entre Mikey y Wendy, entre padres e hijos. La despreocupación entre ellos se permea en nosotros como una angustia de que las indiferencias del corazón se cristalizan en estragos de la naturaleza.

Estamos atrapados en la tormenta de hielo, deslizándonos por el cristal quebradizo. Hemos experimentado como un niño con juguete nuevo pero con las incertidumbres y debilidades de un adulto. No se sabe cómo decirlo, mucho menos explicarlo, y aun así, la nieve cristalizó la angustia en el silencio. Lloramos con Ben, sin consuelo: el cinismo nos ha agrietado esta lámina fina de hielo que son las miradas, las palabras y las mentiras, nos han dejado con la incomodidad detrás de sus travesuras, con la ansiedad de lo inconcluso e irrecuperable.

Anuncios

Un comentario en “Ang Lee: La Tormenta de Hielo (1997)

  1. “Cuando trabajo en un guión con James Schamus, siempre le animo a buscar una palabra que resuma la esencia de una escena o de toda una película. En The Ice Storm, la palabra que condensaba la esencia emocional del film era “turbación”. El modo en que ensayé con Kevin Kline estaba concebido para minar la confianza en sí mismo, pues de eso trata su personaje. No sabe bien qué hacer y siente una profunda inquietud. no sabe cómo ser franco con sus hijos ni tiene la capacidad de educarlos o de ser un modelo para ellos” (Ang Lee en una entrevista para el libro de Directores de Mike Goodridge).

    Y es que toda la atmósfera de la película parece que fuese a quebrarse, parece que el silencio hiciera más frágil la apariencia de estos personajes como el roce que agrieta el cristal de hielo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s