Trailer de Blue Valentine (Derek Cianfrance, 2010)

You always hurt
the one you love
the one you shouldn’t hurt at all

You always take
the sweetest rose
and crush it
until the petals fall

You always break
the kindest heart
and with a hasty word
you can’t recall

And if I broke
your heart last night
it’s because
I love you
most of all

Anuncios

5 comentarios en “Trailer de Blue Valentine (Derek Cianfrance, 2010)

  1. En Estados Unidos se ha producido una controversia porque la película recibió la clasificación de NC-17 (nadie bajo diecisiete años tiene permitido entrar) por la MPAA (Motion Picture of America's Association), el organismo que determina la censura a las películas. Ya la clasificación en sí produce controversia en torno a las películas que la reciben porque, evidentemente, reduce considerablemente sus posibilidades de recepción.

    La controversia continúa ya que el productor(Harvey Weinstein) ha rechazado la clasificación (algunos, más cínicos, ven detrás de esto, un intento de llamar la atención y generar publicidad) y los actores principales de la película declararon sobre el problema que subyace en esta decisión. A continuación, sus declaraciones:

    “Uno tiene que cuestionar una cultura cinematográfica que habla de la expresión artística, pero que a la vez apoya una decisión que es claramente producto de una sociedad patriarcal dominante que intenta controlar cómo las mujeres son retratadas en la pantalla. La MPAA está bien apoyando escenas donde las mujeres son retratadas en escenarios de tortura y violencia sexual con el fin del entretenimiento, pero nos están forzando a ignorar una escena que muestra a una mujer en un escenario sexual, que es tanto de complicidad como de complejidad. Es misógino tratar y controlar la manera como la mujer se presenta a sí misma sexualmente. Esto me parece un asunto mucho mayor que la película en particular” (Ryan Gosling).

    “La decisión de la MPAA con respecto a Blue Valentine desenmascara un tabú en nuestra cultura, que un retrato honesto de una relación es más amenazante que uno sensacional. Las películas comerciales usualmente retratan la violencia y el sexo de una manera tan perturbadora que se aleja mucho a cómo es en la realidad. Y aun así, la MPAA premia estas películas con calificaciones que permitan más público, permitiendo la insensibilización de nuestra cultura ante la violencia, la violación, la tortura y la brutalidad. Nuestra película no retrata ninguno de estos atributos. Es sólo una mirada cándida a las dificultades que encaran las parejas cuando intentan mantener sus relaciones a lo largo del tiempo. Blue Valentine abre una puerta para que las parejas tengan un diálogo sobre las realidades cotidianas de muchas relaciones. Este filme fue hecho con un espíritu de amor, sinceridad e intimidad. Ojalá la MPAA escuche nuestros deseos y reconsidere su decisión” (Michelle Williams).

    Tal vez sea una controversia pasajera, considerando que si la película apenas llega aquí, su clasificación será similar, pero que sí revela la lógica invertida de la censura en cuanto a las películas más sencillas y honestas con respecto al entretenimiento consumista un tanto pervertido de las más comerciales.

    Me gusta

  2. La MPAA reconsideró la decisión por el reclamo que hizo Harvey Weinstein y, de forma unánime, cambiaron la clasificación de la película: R (restringido: menores de 17 años deben estar acompañados por padres o representantes).

    Me gusta

  3. Anoche la vimos algunos del grupo, en una salida lluviosa y accidentada. Tras el retraso y la emoción, empezó.

    ¡Qué observadora es! Como decía Adelly anoche, la película no pretende señalar que “este” o “ese” sean los problemas de una relación o la causa de la separación. Aquello que hicimos, sin darnos cuenta, no es bueno o malo, sino parte de nuestra inconstancia natural. Aquello que cambió preferimos omitirlo. Y lo agudo de la película es que lo hace mostrando el comienzo y el (posible, sólo posible, nunca cierto) final de esta relación. Cada gesto de enamoramiento es un asomo de desgaste: cada mirada es el deseo de recuperar lo que fuimos: vemos la primera vez que Dean ve a Cynthia, vemos su rostro, pero cuando la vamos a ver a ella, la vemos en el presente, rostro cansado viéndolo a él. Este corte de miradas entre lo que eran y lo que son, a quién vemos nosotros ahora buscando a quien veíamos, es un detalle que habla de cómo la película sugiere los matices de los sentimientos, de sus encantos (¿puede haber un momento más hermoso que el de él cantando, ¡y qué canción!, y ella bailando ante la vitrina de una tienda de matrimonio, con ese corazón en la puerta? La alegría es una agudeza de la sencillez) y vaivenes (por cada decisión y comodidad, una duda de lo que pudo haber sido). Y los sugiere con la química de ellos dos, juguetona y desnuda a la vez.

    Me gusta

  4. Hoy, hablando con Yami sobre ella, me dijo
    “Esa película es John Coltrane, los azules y la nostalgia de Blue Train en la habitación del hotel o en el rostro de ella”.

    Como dijo Yami, la película no sería lo mismo si hubisen contado su relación linealmente. Que nosotros lo veamos a él viéndola a ella por primera vez, devolviéndonos quien es ella en el presente; que los veamos abrazándose alegres en el matrimonio, devolviéndonos un abrazo cansado en el presente: este diálogo de contrastes agudiza el presente en el pasado, nos vuelve detectives de sus gestos para ver quién fue el culpable hasta ver – y qué indicios nos dan sus miradas – que nos deterioramos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s