Conversación sobre La teta asustada: el cuerpo, canto y mito del miedo

VERÓNICA:

Yo me quisiera centrar en lo particular en algo que coloqué en el blog, en la última entrada que hizo Eduardo.

Es un poco esta idea del lenguaje del cuerpo de Fausta. (es parte de mi tema de tesis, por eso me ha abierto nuevas miras)

Quizás una de las cosas que más expresa su cuerpo es miedo…es una de las cosas que más me atrapó de la película, sumado a esas fotografías hermosísimas.

CRISTINA:
Sí, es cierto, miedo que la lleva a una soledad terrible

VERÓNICA:
Estaba pensando en esta escena de las escaleras, no sé si recuerdan: Fausta venía con una amiga, y venían discutiendo…ella intenta irse adelante, y cuando ve que por las escaleras está subiendo un hombre, se detiene, se paraliza. El miedo generalmente paraliza, porque justamente el cuerpo pareciera que necesita detenerse.

CRISTINA:
Sí, eso también le impide relacionarse normalmente, como si la papa fuese una metáfora de esa barrera que se pone, debido al miedo

VERÓNICA:
Aparte que es un miedo transmitido, eso es lo más interesante, un miedo que no parte de una violación real, sin embargo, por medio de la teta, de la leche, parecieran fluir esos sentimientos. En particular, lo más bello son los lamentos, los cantos. La misma Fausta dice: “Cantemos para esconder nuestro miedo”

Yo morí con esa película.

CRISTINA:
Sí, las partes en que cantan en quechua son hermosas

Yo también, me tocó muchísimo

EDUARDO:
A mí me dio la impresión de que el miedo de Fausta se traducía en su voz, en su mirada y en su canto, como si su cuerpo fuese una manera de expresar y a la vez de matizar el dolor.

CRISTINA:
Yo no creo que matizara el dolor. Más bien creo que es un dolor interno que es también físico, no sólo por la cuestión de la papa, sino que hay algo allí muy en carne viva.

VERÓNICA:
Sí. Justamente el cuerpo se expresa de diversas maneras: la distancia con las personas, principalmente con los hombres, la mirada, la forma en que camina cuando anda sola,

VERÓNICA:
No sé si es para matizar, yo creo que no sabe cómo manejarlo.

Exacto, es como una herida abierta que siempre duele y sangre.

EDUARDO:
Sí, no sé si la palabra sea ‘matizar’, pero sí me parece que lo amaina al darle cuerpo como canto o como conversación en quechua con Noé, el jardinero.

VERÓNICA:
Pero a medida que empieza a tener contacto con el jardinero, intuí que es cuando ella empieza a liberarse…de todo o se permite cambiar…

CRISTINA:
Y el canto es una manera muy desgarrada de expresar el dolor, me pareció como si el canto fuera una exaltación del dolor

VERÓNICA:
Sí, es cierto. Hay otra canción dentro de la película muy hermosa que es la que canta cuando está en la casa de la pianista…

CRISTINA:
¿La que luego ella misma le roba?

VERÓNICA:
Sí, terrible esa escena. Allí se muestra, y como para ir entrando en la forma en que se presenta la marginalidad y la opulencia…

CRISTINA:
Sí, aunque cuando Fausta la escucha creo que se emociona, no tiene maldad para entender que la pianista se la robó, sino que se siente agradada porque a la gente le guste, de hecho ella lo dice después cuando van en el carro, antes de que la dejen botada.

VERÓNICA:
Sí, pero a mí me pareció que justamente la señora la baja del auto cuando ella le comenta que a todos les gustó. Sentí que de alguna manera Fausta la había herido, sin saberlo. Le hirió el orgullo, aunque no creo que lo haya hecho adrede. Como vos decís, Fausta está dormida. Al comienzo de la película se dice que las personas que nacen con la teta asustada, se dicen que nacen sin alma..

CRISTINA:
Oh, no recordaba esa parte

VERÓNICA:
Y tal vez no entiende muchas cosas…

CRISTINA:
Pero sí, exacto, la hiere sin darse cuenta.

VERÓNICA:
Y una de ellas es que no ha aprendido a hacer el mal

CRISTINA:
Sí, la otra piensa que adrede, que se lo está sacando en cara.

VERÓNICA:
Por eso creo que más que liberación lo que sufre Fausta es un despertar…

CRISTINA:
Es como si Fausta tuviese acceso a algo que la pianista admira y no puede encontrar en sí misma, se podría decir incluso que Aída (creo que así se llama) envidia a Fausta porque no puede acceder a ese terreno que es del miedo pero también de algo muy hermoso y atávico.

VERÓNICA:
Sí. Es así.

¿Aida es que la llama Fausta a ella?

CRISTINA:
No.

VERÓNICA:
Ajá, me parecía.

CRISTINA:
La llama con el nombre de la anterior mujer de servicio

VERÓNICA:
Eso es algo que dejó pensando mucho

CRISTINA:
No recuerdo cuál era

VERÓNICA:
Qué terrible, es como decirle que no existe, es negarla.

CRISTINA:
Sí, como si fuese una cosa que está allí, ni se molesta en voltear a verla las primeras veces.

VERÓNICA:
Llamar a una persona con otro nombre es negarle su existencia, su identidad. Qué fuerte la película, desde todo sentido…

CRISTINA:
Le comentaba a Eduardo que es una de las películas más tristes que he visto, pero también es poética

VERÓNICA:
Creo que esos momentos donde muestran la cara de la marginalidad, también es una forma de contrastarlo con lo otro, porque esa casa es algo mágico en cierto punto. Por ejemplo el jardín, el jardinero, la presencia del hombre…

CRISTINA:
Sí, las perlas.

VERÓNICA:
Esto me recuerda mucho a Clarice Lispector con su novela La manzana en la oscuridad.

CRISTINA:
jaja, ¡cierto! no leí esa pero sí me recuerda en algo a ella en general. No sabría precisar bien dónde está la conexión, pero hay algo
VERÓNICA:
En ese libro el protagonista es un hombre, sin embargo también se produce como un despertar en el personaje, una construcción del ser, y también la oscuridad vs luz. Esa novela es increíble.

CRISTINA:
Me gustaría leerla después.
VERÓNICA:
A mí me gusta que otros se enamoren de mis preferidos jajaja

CRISTINA:
Sí, eso pasa

VERÓNICA
Creo que la conexión es esa: Fausta está dormida…¿recordás al final, cuando el tío le tapa la boca…? y ella se desespera..
¡¡¡¡Qué escena tan fuerte!!!! y él le dice: “ahhh entonces quieres vivir…”

CRISTINA:
Y él le dice “respiraste, eso es que quieres vivir” o algo parecido. Bueno, una de las cosas que más me llamó la atención fue en cuanto a la marginalidad: esas escenas “festivas” y kitsch.

VERÓNICA:
Entonces creo, en el fondo, que la imagen de la papa en la vagina connota muchas cosas. Incluso podría pensarse que es la misma Fausta, escondida, miedosa… no sé, es algo que pienso ahora conversando

CRISTINA:
Sí, además le salen raíces y ella las corta, aparte se va infectando

VERÓNICA:
Sí. Es impresionante. Esa película es bella pero también es triste. Por eso esas escenas festivas, realmente dan risa, a mí me dieron risa, creo que están para relajar en parte.

CRISTINA:
Sí, como que se va trancando tanto en sí misma que llega un punto en que no lo soporta, que es cuando le dice al jardinero que quiere que se la saquen

VERÓNICA:
Ay…y llora encima de él, esa parte me pareció importantísima, la verdad.

CRISTINA:
Sí, es muy linda y el vestido que ella lleva

VERÓNICA:
Sí, ah ¡¿el azul?!

CRISTINA:
Porque venía de la fiesta. Sí, y las perlas en la mano, es genial.

VERÓNICA:
Sí, le decía a Eduardo que cuando la vi por segunda vez fue cuando descubrí nuevas cosas.

CRISTINA:
Yo la vi sólo una, pero me provoca volver a verla. ¿Qué descubriste en la segunda?

VERÓNICA:
Creo que descubrí o puse en relación más directa el cuerpo y la forma en que se expresa; ese lenguaje que sólo Fausta conoce y me detuve en el hombre, en el jardinero, porque fue un personaje que la primera vez no lo noté mucho, y ahora me doy cuenta de que es por él que Fausta despierta.

CRISTINA:
Yo no me fijé tanto en eso, claro que noté que era huidiza, pero no me he percatado mucho de eso, lo de transmitir el miedo mediante el lenguaje corporal

VERÓNICA:
Yo creo que hay entre los dos un vínculo hermoso…¿Recordás cuándo él le lleva los caramelos? ella pone la mano, y cuando él se los da, ella los tira y forman la imagen de los vidrios rotos y el piano…..

CRISTINA:
Eso sí

VERÓNICA:
Una fotografía wow

CRISTINA:
Sí, ella lo va dejando entrar. Es hermoso sí, le dice que el piano aún está vivo, que suena

VERÓNICA:
Hay como una vinculación importante entre ambos. La verdad es Clarice pura jajaa

Ayyy sí…claro, eso se lo dice por ella.

CRISTINA:
jajaja sí tienen relación; Clarice y La teta…, digo

VERÓNICA:
Es que justamente lo que más amo de Clarice es esa oscuridad que ronda siempre en los personajes y en todo…y siempre la devela; hermosura pura.

CRISTINA:
Si, juega mucho con eso: luz/ oscuridad, lo luminoso en la oscuridad y viceversa, al menos así lo veo; en ese canto de dolor hay algo de luz y en esas escenas festivas hay algo oscuro

VERÓNICA:
Sí, porque a pesar de verse muy alegre, hay uno que no está dicho y que deambula entre todos ellos. Vos fijate, hay una parte fea, a mi parecer, que es el momento en que la boda termina y se sacan la foto como con unas cataratas de fondo… ¿recordás?

CRISTINA:
jajaja sí

VERÓNICA:
Eso me pareció fuerte, la verdad, me dio risa, pero a la vez lo sentí rudo.

CRISTINA:
Puede ser gracioso por lo kitsch, pero sí, unas cataratas y atrás un tierrero

VERÓNICA:
Sí, incluso me recordó a este otro director, a Kusturika.

CRISTINA:
Y ni siquiera se sitúan bien sobre la foto, algunos quedan fuera del encuadre.

He visto sólo un par de Kusturika.

VERÓNICA:
Gato negro, gato blanco aparece mucho de ese tipo de festejos donde se muestra unas bodas atiborradas.

CRISTINA:
Pero puede ser, en El tiempo de los gitanos creo que se llama, también se presenta la marginalidad de una forma aparentemente cómica pero también terrible

VERÓNICA:
Ay, yo la vi. Esa me gustó, fuerte también

La vida es un milagro es distinta.

CRISTINA:
Esa no la vi. Solo Gato negro. Gato blanco y la otra.

VERÓNICA:
Es decir, mírala, es muy bella…pero es loca a la vez, los personajes de Kusturika son especiales

CRISTINA:
Sí, luego la compraré, me interesa ver más de él.

VERÓNICA:
Sí, él es especial, es raro, y esa película tiene un comienzo increíble

CRISTINA:
¿No te parece que en La teta… hay una conexión entre las perlas y la canción de la sirena? La canción que le plagian… todo referente al agua

VERÓNICA:
Mmm…ajá, entiendo…lo que no está dicho es que entre ellas, Fausta y Aida, habían arreglado algo. Es posible que la misma Fausta le haya permitido tocar la canción a cambio de las perlas

CRISTINA:
Y el agua representa mucho lo emotivo, lo reprimido que brota, no sé, o ya estoy sacando conclusiones extrañas

VERÓNICA:
Eso me confundió un poco en la película.

CRISTINA:

No sé, yo creo que sí la engaña

VERÓNICA:
Sí hay engaño aunque no entiendo el tema de las perlas; ella le dice: usted me lo prometió

CRISTINA:
Le da perlitas y tal para que ella la cante una y otra vez, para ir sacándola.

VERÓNICA:
Y eso queda implícito, ajá.

CRISTINA:
Sí, no lo sé, yo lo ví como si la comprara con algo que para Aída es una miseria y Aída es también muy miserable pero para Fausta las perlas como que representan algo importante, le atraen.

VERÓNICA:
Lo de las perlas está confuso o aún no lo veo.

CRISTINA:
No está tan claro

VERÓNICA:
Entre ellas hubo un trato y que esta señora rompió… o eso se entiende cuando la baja del auto en una zona que Fausta no conoce.

CRISTINA:
¿No sería más bien que era un trato implícito, o sea, nunca se estableció un trato como tal? Pero ambas lo sabían, y Aída traicionó a Fausta, sin que siquiera se hubiese hablado de lealtad en un principio, siendo simplemente el hecho de cantarle una confianza que Fausta depositaba en Aída.

VERÓNICA:
Sí, una vez más se ve de qué forma Fausta y Aída vienen de diferentes mundos. Para la Fausta la palabra vale, acordate de los cantos, los lamentos de la madre…eran cantos orales, pienso, y eran palabras que su madre le transmitía…no sé es algo loco que estoy pensando. Por otro lado, Aída se aprovecha de esa inocencia de Fausta, porque claro, ella no sabe lo que es la maldad..

CRISTINA:
Sí, es un golpe para ella. Eso influye en que ella despierte.

VERÓNICA:
Sí, exacto, eso y el jardinero.

CRISTINA:

Porque luego va a buscar las perlas, y es cuando el jardinero la encuentra y la lleva al hospital

Él, el jardinero, muestra sus manos cuando va a entrar, siempre.

VERÓNICA:
Sí. eso me parece interesante

CRISTINA:
Sí, puede tener que ver con que trabaja con sus manos, siembra: sus manos son nobles, no sé

VERÓNICA:
¿Creo que eso se lo enseña la señora anterior o es algo que Fausta comienza a hacer?

CRISTINA:
No me acuerdo bien.

VERÓNICA:
Sí, pero me parece que al comienzo, apenas llega a la casa, la señora que la atiende a Fausta le habla de las manos, pero ahora me quedé con la duda. Lo voy a volver a revisar.

CRISTINA:
Yo también quedé con la duda

VERÓNICA:
Otra de las cosas…el cuerpo de la madre.

CRISTINA:
Uy, sí

VERÓNICA:
Lo tuvieron varios días dentro de la casa….

CRISTINA:
Es fuerte y muy graciosa la compra del ataúd

VERÓNICA:
Sí, ¡buenísima!

CRISTINA:
Los distintos motivos jajaja

VERÓNICA:
La imagen del cuerpo es compleja, creo que no reparé mucho en la madre, sí en los cantos del comienzo.

CRISTINA:
Tiene el cuerpo bajo la cama y lo saca.

VERÓNICA:
Pero eso de guardar un cuerpo tantos días me resulta extraño, incluso ¿viste que quería enviarlo como encomienda en un autobús?

Sí ja

CRISTINA:
Es como si todo lo que representa ese dolor estuviese en cierta forma oculto, como que lo intenta guardar, es algo muy de ella. Saca a la madre y le habla, corta la raíz de la papa

jajaja sí, es muy loco. No sé muy bien por qué lo hace

VERÓNICA:
Ajá, sí, ¿porque tal vez desprenderse del cuerpo de su madre significaba sacar de ella el dolor? Se me ocurre que le dio nuevamente miedo, acostumbrada siempre a lo mismo; porque no lo sé con certeza pero intuyo que la madre la mantuvo toda su vida hablándole de lo ocurrido.

CRISTINA:
Sí, no termino de comprender eso tampoco.

VERÓNICA:
Es como si la muerte de su madre comenzase un proceso en ella, porque es cuando ella comienza a trabajar en la casa

CRISTINA:
Sí, como de desprenderse de su madre y del miedo

VERÓNICA:
Es como el motor que dispara todo…

CRISTINA:
Puede ser, sí. La volveré a ver en estos días. Te juro, creo que es una de mis favoritas ahora

VERÓNICA:
jajaja la escogí bien entonces. Temía que no gustase mucho, porque bueno, hubo muchas propuestas de películas más de acción, polémicas, esta es distinta….yo quería algo más nuestro, latinoamericano.

CRISTINA:
No, vale, a mí me encantó.

VERÓNICA:
Y estuve tentada con varios directores pero me quedé con La teta…

CRISTINA:
¿Y sabes de más películas de esa directora?

VERÓNICA:
Digamos que quería que nuestros ojos se dedicaran un poquito a Latinoamérica, que tenemos tan buenos películas

CRISTINA:
No tendrá algo que ver con Vargas Llosa, ¿verdad? o es que es un apellido común en Perú

Sí, capaz tiene otra buena.

VERÓNICA:
Sí, es sobrina.

CRISTINA:
Exacto, hay buen cine latinoamericano.

Ah, mira tú.

VERÓNICA:
Tiene otra llamada Madeinusa.

CRISTINA:
Tengo mis reservas con Vargas Llosa como persona, no como escritor, pero esta mujer tiene que tener una gran sensibilidad por haber hecho esa película.

Hmm, capaz es buena.

VERÓNICA:
Sí, tiene una sensibilidad que comparto.

CRISTINA:
Exacto.

Anuncios

3 comentarios en “Conversación sobre La teta asustada: el cuerpo, canto y mito del miedo

  1. Jugosa y fascinante conversación. Lástima que no pude intervenir. Me quedó rondando la imagen de Fausta como una papa, ella que “florece poco y es barata” -si se vincula con lo que dice el jardinero sobre las papas-. Tal vez sea él el que le permita despertar -o, por qué no, florecer- a ella eventualmente, aunque implicar esto último achataría otras impresiones que se desgajan de la película.
    Y es que ciertas imágenes de la película desgajan un puñado de impresiones ricas para hilvanarla completa: el piano roto en el jardín que separa a Fausta de Noé, Fausta entre las matas mientras Noé de la franqueza de las plantas, la garganta de Fausta murmurando su canto mientras la garganta de Aída acompaña sus murmurllos, atrasada y torpe; el vestido de bodas que se desliza para descubrir -y coincidir con- el cadáver bajo la cama…

    Me gusta

  2. Hola, pues creí haber publicado un comentario acá y no lo veo. Bueno ahí voy de nuevo.

    La conversación estuvo muy buena, frente a la compu y todo. Espero seguirla este viernes, lo que me preocupa es que ese día estaré viniendo de Trujillo (me voy el miércoles temprano) y no sé si pueda llegar a la hora.

    Si están de acuerdo en posponerla, aunque sea una horita para darme más chance, sería excelente. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s