Festival de Cine Español 2009 en Caracas (IV)

“Tenía que ver aquello con mis propios ojos” (Mateo/Harry)
“Toda película hay que terminarla, así sea a ciegas” (Mateo/Harry)

Los abrazos rotos es una evocación al cine. Sus imágenes recomponen la fuerza del medio cinematográfico a través de la trama (un hombre reconstruyendo su película a partir del recuerdo de su pasado con Magdalena) y a través de la composición de los planos. Las formas, los colores y la música reconfiguran el rompecabezas de los secretos y las tergiversaciones que han hecho los personajes de su pasado. Éste no es un homenaje al cine ni al cine de Almodóvar, sino más bien un guiño a su Mujeres el borde de un ataque de nervios con el cual le da forma a la historia de amor entre el director y su musa. Es una película provocativa por sus composiciones evocadoras de un estado de ánimo, cargadas de sospechas o de pistas, llamativas porque muestran el ‘kitsch’ de sus personajes, agudizadas por el vaivén de un humor ridículo (los celos del esposo) o ligero. Ésta es una película desarmada por restos de abrazos rotos: fotografías destrozadas, recuerdos desarticulados, abrazos, en fin, que rompen con el procedimiento esencial del cine: al abrazar, no vemos del todo a quien abrazamos, la mirada es supeditada para sólo sentir. Abrazar desencaja dos sentidos, así como pareciera que crear desencaja dos realidades. O ésta es la impresión que me queda después de ese cúmulo de imágenes evocadoras y provocativas, imágenes que dejan a los personajes en un segundo plano (¿es por esto que la película parece un poco floja: porque la fuerza no recae tanto en los personajes ni en las actuaciones?) para hacer que formen parte del fondo de la película, que enriquezcan el sentido y el relato de cada escena, mas no que lo opaquen. Al final, es una película que provoca ver y escuchar más de una vez.

Anuncios

2 comentarios en “Festival de Cine Español 2009 en Caracas (IV)

  1. Querido Eduardo: Qué feliz hallazgo este espacio. Adoro el cine de Almodóvar, me gusta la disparidad de sus films, lo incompleto, lo imperfecto y lo redondo (como Todo sobre mi madre. No siento la película floja, quizás sí un poco.. lenta? No se si es lo mismo que quisiste decir. Sólo la he visto una vez, definitivamente hay que volver a verla.
    Completamente de acuerdo en que es un guiño: me encantó, me hizo sentir realmente parte de lo que estaba aconteciendo. Como si… como si yo lo hubiera seguido, como si supiera que he seguido sus películas.
    La amé. Los tomates, las manos sobre la pantalla: esas manos que ven tocando.
    La amé. Definitivamente hay que “Volver” a verla.
    Te felicito, me gusta mucho tu trabajo.
    Un besote

    Me gusta

  2. Muchas gracias, Maribel. Qué bueno que te guste lo que escribí.
    A lo que me refiero va relacionado a las actuaciones y a los personajes: bien delineados, encarnados con la agudeza de cada actor, pero ninguno sobresale de la manera con la usualmente lo hacen otros en sus películas anteriores. No diría que es floja por eso. Al contrario, qué fuerza tiene la película evocando lo que es el cine como alteridad para estos personajes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s